10483384_872671156132665_1586625083_n

Las épocas de cambios son difíciles. No duras, sino complicadas.
Es difícil aceptar cosas que nos hicieron daño, personas que nos decepcionaron, las cosas que han cambiado.
Lo único constante en esta vida es el cambio. Es irónico.
Recuerdo cómo imaginaba mi vida, cómo pensaba que sería tener veinticinco años. Cómo la vida nos presiona a sentir la necesidad de anclarse, de encontrar algo y echar el ancla y vivir ahí de por vida.
En mi intento por vivir en armonía con mi entorno, he aceptado que nada es lo que parece, que necesito aprender a perdonar, que quiero no parar nunca de aprender, que las bofetadas de humildad que me da la vida son necesarias. Y que visto lo visto, quizá es momento de aprender a quererme de verdad.

No quiero pasar página. Quiero tirar de una jodida vez este libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.