11085085_1376470712682284_1517461731_n

Nunca he creído en las “abejas reina”. Esa clase de féminas cuyo ego ocupa más allá del horizonte, esas cuyo aro colocan delante de ti y te dicen “o esto o nada”(o no lo dicen pero lo dejan claro de cualquier otra manera)
Esas cuyas manipulaciones te hacen la picha un lío, y tus problemas pasan a un segundo plano en las conversaciones. O decir lo contrario es motivo de guerra social-psicológica.
Nunca he pasado por el aro de nadie, y ese ha sido uno de mis problemas básicos a la hora de relacionarme con mujeres.
Mi comportamiento siempre ha sido más masculino, si tengo que criticar, critico. Si tengo que decir algo, lo digo. Pero nunca hay doble rasero en mis palabras. Y la verdad es que elijo con sumo cuidado a qué decido darle importancia. Soy mucho más pragmática que todo ese rollo de protocolos femeninos que algunas se sacan de la manga.

No se. Debo ser rara, porque yo creo que cuando una se busca amigas es para compartir vida y lo que sea. Para ayudar sin esperar, querer y hacer sentir querida a la otra. Sin tanta historia, y sin tanto “ven a dorarme la píldora”
Y puede que siga teniendo más amigos que amigas. Pero la vida ya es suficientemente jodida. Y de gilipolleces ya tengo cubierto el cupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.