11142378_1576622112616488_1392360849_n

“Confiaba en que no leyera solo poesía y que pensaba que el infortunio de la poesía era que los que sabían disfrutarla sabiamente solo podían gozarla en toda su plenitud en contadas ocasiones, pues los sentimientos hondos, los únicos que permitían apreciarla de verdad, eran los mismos que obligaban a saborearla con mesura.” Esto es como todo. No me gustan las mentiras, ni los que las cuentan, ni los que se las creen.