Archivos mensuales: abril 2015

Abril, 28.

Ultimamente está habiendo aún más revuelo con el tema de los programas de tele realidad. Revuelo porque realmente, su influencia desmesurada en la juventud de este país es realmente como un virus (no habría este problema si la gente a parte de ver la tele, la apagase, leyera libros y tuviera más oportunidad para currar).

Me gustan los realities. Hay gente a la que le sorprende. Pero yo soy de esas personas que cree que tener prejuicios no sirve de nada (aunque muy probablemente yo también los tenga).
Me gusta verlos desde que vi el primer Gran Hermano hace quince años, por relacionarlo con el concepto del Big Brother del cual ya había leído.
Me gusta ver a la gente relacionarse, echarme las manos a la cabeza por la estupidez humana que algunos tienen, etc etc etc.
Habéis visto alguna vez documentales de la2? Pues para mi viene a ser lo mismo. Es como ver el National Geographic, al fin y al cabo no son más que mamíferos relacionándose, y para qué engañarnos, casi siempre son más simples y las cazas son aunque más sofisticadas, más fáciles de ver al ojo crítico.
Sí es cierto que GH ha perdido mucho, y que además casi podría estar enfrentada con MYHYV el cual a pesar de apestar a gente aspirante a colaborador de programucho, es más que entretenido(y un perfecto somnífero).

Sin duda alguna me sigo quedando con Geordie Shore, me encanta el “no-pudor” británico, el plástico, cómo les brilla la cara del maquillaje, su acento a veces incomprensible y que por la noche se den dos tortas y al día siguiente se quieran, “porque son una familia”.

En definitiva, lo que quiero decir, es que ver programas de telerealidad no es ningún delito (por mucho que nos hagan sentir así) no por ver “basura” vas a quedarte más tonto (si lo ves con los pies en el suelo) no eres menos listo ni menos decente.
El problema no es el formato del programa, el problema es la gente que lo ve y que al fin y al cabo son los que moldean el programa, según audiencias. Los que van y hacen un circo de su vida, y suelen vender su alma al peor postor.
Todo es respetable, es bueno ver y saber de todo. Pero como todo, con moderación y con ironía.
El problema es ver esas cosas olvidándote de que estás viendo televisión.

28 de abril, no me canso de echarte de menos.

image

Me gustaba cuando dibujabas horizontes en las palmas de mis manos.

Cuando jugabas a dejar notitas entre las arrugas de mi frente, o cuando hacías secar tus huellas para que te fuera a buscar.

Me gustaba cuando decías que nada era para siempre, mientras cosías con el hilo de tus sueños “infinitos” en la seda de mi cuello.

Cuando sonreías cualquier momento y mis ojos explotaban enviando las estrellas al cielo.

Me gustaba cuando fruncías el entrecejo, cuando apretabas los labios, cuando te pasabas la mano por el pelo.

Cuando venías a escondidas, disfrazado en otra cama, cuando decías “date prisa. Eres tú o nada”

Bianca Scott. 28 de abril 2015.

Abril, 27

Nunca dejes de hacer las cosas bien. No tomes el daño que otros te hicieron como excusa, ni el dolor como guía de la experiencia. No toleres que nadie te diga cuánto de alto debes aspirar, ni cuánto de ridículo tiene aquello que te hizo sufrir.

Que las palabras de aquellos que se sienten inferiores a ti, resbalen por los pabellones del hall de tus oídos.

Haz de tu vida la aventura que te gustaría escuchar algún día.

Haz de la espera a ese gran momento la base del paraguas que puede que necesites algún día. Cuando antes de tocar el cielo venga la gran tormenta.

Haz de la espera ese “llenar la nevera” para cuando las piernas aflojen, cuando la cruz que carga tu espalda arda. Arda llevándose consigo todo eso de lo que creíste que nunca te librarías.

Sigue cultivando las cosas buenas, sigue sin perderte a ti mismo. Porque todas esas lindas semillas, todas esas lágrimas, esos días oscuros, regarán con tu sudor el día de tormenta. Algún día, cuando menos te lo esperes, cosecharás los frutos que de verdad te hayas ganado.

imageimage

Abril, 26. Ancla.

IMG_2662

 

Risto Mejide dice que “madurar es aprender a despedirse”, y creo que en parte tiene razón, pero los hay que crecimos diciendo “adiós”. ¿En qué nos convierte eso?

Mi primer tatuaje fue un ancla (sí, un alarde de originalidad, visto lo visto) pero mi ancla tiene un por qué. El ancla representa la búsqueda de la estabilidad, la necesidad de anclarse, puede que, en el momento adecuado. Mi ancla, está torcida, y en el brazo derecho, que es la mano que suelo usar para escribir (soy ambidiestra).

Los hay que después de una vida de idas y venidas, y de más “idas” que de cualquier otra cosa, buscamos una estabilidad. Algo que no se vaya nunca, algo que parezca inmutable, perenne, que perdure en el tiempo. Craso error.

Yo he tardado varios años en aceptar la naturaleza de mi vida, y de mí misma.

Admiro a aquellos que hacen con su vida un montón de cimientos, y que de ellos construyen su vida, su familia, su trabajo, la razón por la que vivir. Es fascinante cómo todos y cada uno de nosotros tenemos un por qué, ese algo que nos hace únicos y cada cosa es distinta de lo anterior.  Lo admiro, porque es algo que yo no tendré nunca. Y no porque no pueda, sino porque no quiero.

Ese ancla será lo único que me amarre a algo, a mi piel. Ese ancla será lo único que me haga darme cuenta de que hay que saber vivir en armonía con uno mismo, y eso no significa exclusivamente mirarse el ombligo. Creo (CREO, y lo hago porque me funciona) que hay que aceptar las cosas tal cual son, que hay que saber captar las señales que te da la vida, hay que mirar al pasado (por jodido o no que sea) y mirarlo de frente, sin más, no dar más vueltas. Aceptar que pasó lo que pasó, y que GRACIAS a eso, tú eres quién eres, y ESO es lo que te hace único. Podrás cambiar de apariencia, mientras que si no cambias lo que llevas dentro, jamás habrá cambios reales en tu vida.

Creo que vivimos lo que vivimos por algo. Mi vida habría sido muy distinta, sino hubiera aprendido a decir “adiós” demasiado pronto, si no hubiera decidido maquillar mis recuerdos durante demasiado tiempo, si no hubiera decidido cometer los errores que he cometido, si no hubiera vivido los que se han cometido conmigo y si no hubiera decidido mirar al miedo de frente y aceptar que por jodido que fuese, no habrá una segunda parte.

Aceptar las cosas nos hace libres. Un pasado no tiene por qué condicionar un futuro, en ningún sentido.

Aceptar es despedirse sin darse cuenta.

Decir “adiós” a veces es la mejor manera de hacer las cosas.

Cerrar un libro, solo hará que empieces otro.

“Lo único constante es el cambio”

Y así, mientras admiro a los que hacen de sus cimientos, el resto de su vida.

Yo soy de las que vivió en aguas turbulentas, de las que se refuerzan cuando hay caos. De las que renacen mil y una veces (y más si hace falta) de las cenizas. De las que no quiere parar, de las que no habrá una silla para sentarse. No habrá frontera lejana, ni demasiada edad. Porque mientras nos inculcan las limitaciones, mientras los hay que se limitan ellos mismos. Yo solo veo el INFINITO.

 

 

Decir “adiós” es solo aprender a decir “hola”.

 

IMG_2661 IMG_2703

Processed with VSCOcam with c1 preset IMG_2657

 

Gafas: RayBan.

Zapatillas: Nike AirForce.

Camiseta: Brandy Melville.

Pantalones: Pull&Bear.

Abril, 25.

Hay momentos en tu vida que te cambian por completo, lo jodido de esto es que sueles darte cuenta tarde. Quiero decir, las cosas no se ven bien si no es con perspectiva. Y esa perspectiva, casi siempre está acompañada de lejanía.  Supongo que de ahí la nostalgia.

No nos damos cuenta de lo importante que fue algo hasta que llegan cosas nuevas.

Hasta que no tienes la oportunidad de ver cuán diferente eres ahora. Cuánto has cambiado. Y que, por suerte o por desgracia, ya no puedes volver atrás.

Anoche fue uno de esos momentos.

Ahora que intento aprender a disfrutar de cada pequeña cosa que hay en mi día a día, aprecio mucho más cosas que antes estaban de más.

La vida puede cambiar en un solo momento.

La felicidad está en uno mismo. En tener un mañana, un día a día, personas a las que querer, seres a los que dárselo todo sabiendo que les das la posibilidad de destruirte y estando segura de que no lo harán. Teniendo aire que respirar, mundo que conocer, sueños por cumplir.

No se, anoche sucedió algo que me cambió, un poco más. Estoy sintiendo cosas nuevas.

Soy una pesada y ya lo dije.

Pero hay sentimientos, hay emociones y hay situaciones que no entienden de piel, las hay que te traspasan y se te quedan dentro. Se hacen una casita donde se acomodan y se quedan contigo a vivir.

 

Hay momentos en tu vida que lo cambian todo.  Asegúrate de dejarle la parcela a aquellos que el día de mañana seguirán haciéndote bien.

 

 

arte.


retrato

 

Este pedazo de retrato lo hizo mi colega, la artista Ángela Escribano Ivars.

Es maravilloso lo que unas manos pueden llegar a hacer, cuanto puede hacer una imagen, y cómo hay personas de captar tantas cosas que otras no pueden.

Para los que queráis saber más sobre ella y el arte que ella hace (y tiene), podéis hacerlo en Facebook buscando “kaysiell” o en su página web que estará disponible muy pronto www.kaysiell.com

Además, los que queráis y podáis, esta y otras obras suyas están expuestas hasta el próximo día 30 en Benissa.

 

11102685_622267494569886_7308953896616303639_n

Abril, 22.

IMG_1397

No se cómo empezar lo que quiero escribir, me da respeto (supongo).

Ayer tuve una tarde genial, de esos momentos que aunque parezcan triviales, cuando pasan, te das cuenta de que han cambiado algo en tu vida.

Ayer fui la primera en conocer el secreto de alguien a quien quiero mucho. De alguien que lleva en mi vida veinticinco años, de ella.

Estoy experimentando sensaciones nuevas desde que empezó el curso (sí, mis años siguen contándose en cursos escolares). Me he dado cuenta de que la felicidad de los que quiero me nutre de una manera que es absolutamente increíble (iba a poner acojonante, pero me estoy esforzando por reeducar mi vocabulario).

Ya he escrito alguna vez sobre mi empatía. De hecho, tengo la enorme suerte (o desgracia) de que mi gente me describe como una persona muy empática. Como bien dije, soy una esponja.

Ayer estar con ella fue mágico. Tres tortitas, un zumo de naranja natural, y ¡se arregló el mundo en hora y media!

Su alegría, su felicidad traspasó mi piel, como ya lo ha hecho en otras ocasiones, y borró toda la preocupación que fruncía mi entrecejo.

Me alimento de la felicidad de las personas. De las personas que están ahí, que me hacen ser quien soy y me dan un cachito de ellos cada día.

A veces, soy demasiado quejica, me nublo yo sola. Y entro en un túnel en el cual tapio yo misma las salidas. Si sois como yo, no os escuchéis en esa clase de situaciones.

Cuando algo os agobie, y os ponga de una mala leche brutal (mala leche, se permite), respirad hondo y discernir entre, lo que es un miedo real de una ansiedad vuestra, adquirida por X factores y que luego, a lo largo de vuestra vida, os ha ido acortando X felicidad o libertades. No hay peor enemigo que uno mismo.

Nunca me cansaré de repetir, que aprender a quererse es un camino que dura toda la vida. Y que merece la pena recorrer.

Sin olvidar que amar y querer, conllevan no solo el aprender a mirarse al espejo, sino a ACEPTAR la realidad de lo que somos, de lo que vemos de nosotros, de lo que vamos a hacer que los demás vean. Solo aceptando lo que somos en realidad, podremos convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.

 

IMG_1406

IMG_1398


Cazadora: Levis. Comprada en @nekovintageclothes

Gafas: Ray Ban.

Sudadera: H&M.

 

Crónica del echar de menos.

Empiezo esta parte del blog, volcando algunos de mis textos que ya habréis leído en mi Instagram (@blankiblue).

Aquí escribiré cartas, pensamientos, poemas (o intento de ello)… A la ausencia de la persona a la que quiero, que vive a cuatrocientos km. Textos sobre el desamor, sobre lo que podría ser o podría haber sido. Sobre lo que es echar de menos (para qué enredarme más).

Podréis compartir conmigo mis lágrimas, el frío, la alegría de verle llegar, la pena de volver a verle marchar.

 

 

Archivo Instagram:

 

8) Abril (2015)

–  Y que voy a escribir una historia, contando lo que es echarte de menos.Para que todo el mundo sepa lo que te quiero, lo que te extraño y lo que te he llorado.

Que el amor en la distancia es como el querer y no poder, como atrapar el agua entre las manos.

Como cuando me despierto abrazada a la nada, y la sal de mis lágrimas recubre las heridas de las noches sin ti. De los días grises, en los que ni el sol ilumina las esquinas donde nos gusta ser felices.

Voy a escribir una historia, de los días interminables, de los meses y las metas inalcanzables. Voy a escribirte una canción, y va a sonar en tu radio. Voy a ser como la princesa Leia poblando tu casa, tu vida, de hologramas.

Voy a escribir una historia, llena de retales, de fotos, de textos que no publico y cartas que no envío. Para rellenar todas estas noches sin calor, todos los días que no te tengo.

IMG_2382

7) Marzo (2015)

–  Cuando la vida se pone dura pocos recuerdos me agarran a la cordura.

Uno de ellos es su aroma, su color en verano y la sal en su piel.

El otro, no se siquiera si es cierto. Solo hay un vago recuerdo; un coche, la noche, las luces de una ciudad… Lejana, como mi felicidad. La música, un piano, las perlas en su boca. El olor a piel recién duchada.

La vida.

La tranquilidad

Mi elixir. Mi existir. Mi… “Voy a donde soy, es decir, hacia ti”

IMG_2216

 

–  Y entonces, me dejarás.

Y el mundo entero se hundirá conmigo. Inundaré el cielo con mis lágrimas. Mis ojeras se teñirán de negro por el luto de perderte, de perdernos. Dejaré de comer porque nada me alimentará como lo hicieron tus besos.

Pasearé evitando todas aquellas calles que fueron testigos de nuestra felicidad. Me esconderé en la oscuridad con canciones tan tristes como la soledad de un corazón roto. De un corazón frío.

De un corazón… Tú serás mi peor enemigo.

Me enseñarás a olvidar como me hiciste enamorarme. Harás que el tiempo se pare durante tanto tiempo que cuando vuelva a ser primavera. Ya no estarás aquí, ni siquiera en una fotografía. Y volveré a nacer, como hacemos todos, diseñaré mi nueva vida.

IMG_2202

 

–  Encontrarás esta caja y esta carta, no se cuándo. Tampoco importará mucho.

Encontrarás escritas con las lágrimas que derramé por ti y los sueños que dejaste incompletos, las palabras que nunca te dije. Los sentimientos que hoy despido.

Los días en los que todo fue un sueño.

Las noches en las que nunca hubo Luna. Las lluvias que secamos y que ahora me empapan día y noche.

Sabrás entonces que la vida sin mi y conmigo nunca será lo mismo. Que no importan las cervezas que bebo y las que no. Las que derramó por todas aquellas fotos que nos hicimos que rompiste. Que quemé y ahora se tiñen de amarillo olvido.

Recordarás entonces, sin saber cómo. Tampoco importará mucho. Cómo olían las sábanas que perfumamos las primeras veces que besaste con el corazón, y que construiste aquella carretera que aún hoy roza mi ombligo.

Las noches clandestinas, los besos a horas intempestivas y las carreras por los pasillos que hoy barres.

Los días que desechaste, que despreciaste. Te pesarán las noches cuando a mi me pesen los párpados de quererte sin querer. De estar sin querer. De querer aunque ya me has echado.

Encontrarás mi caja. Cuando sea, tampoco importa cómo. Ni cuánto te pesarán los recuerdos.

Cuando tu recuerdo en mi cabeza, por fin se haya dormido.

IMG_2168

–  Dices que me das amor porque no tienes nada más que darme. Y a mi no se me ocurre regalo mejor que puedas ofrecerme.

Los días se quedan cortos, y donde dije que no cambiaría nada; hoy lo cambiaría todo.

Porque tú sabes que lo que me mantiene aquí es un hilo muy fino, que se deshilacha por segundos. Y que solo tú manejas. Porque ya no quedan agujas en este reloj que no sean esas que marcan los segundos que se transforman en milenios, y hace que las horas se tornen en días de calendario.

Ese que me odia día a día y que juega a hacer pasar los fines de semana en suspiros y disfraza el resto de los días en años.

IMG_2153

 

–  Frío. Alguna vez has sentido EL frío?

Ese del que no precisan los cero grados, ese que da igual que estación reine. Alguna vez has sentido el frío recorrer tus huesos? Como si fuese el ácido que corre por tus venas. Ese que quema, pero en realidad hiela.

Has sentido el frío? Ese que al correr ahoga y cuanto más lejos más azota. Ese que ni con mantas alivias y que poco a poco te ciega como las gotas de lluvia. Sobre el cristal, gritas, el vaho marchita. Sabes donde empezaste, pero no donde estás ahora.

Has sentido alguna vez el frío?

Cuando despiertas en medio de la nada, ese en el que da igual el silencio de tus gritos. Ese en el que el todo en la nada se ahoga.

Ese en el que la ausencia amordaza , tu corazón, que lejos de bombear sangre bombea sus sombras.

El frío de pasar la mano por la almohada, por la cama, por el ahora. Ese en el que tus manos tiemblan, tus labios tiritan, acompasando pequeñas olas dentro de tu boca. Ese en el que se ahoga su recuerdo. En el que no hay nada. En el que el hueco en una almohada, el perfume en la ropa, la noche traicionera asoma. Trayéndole de forma engañosa. Porque ya se cerró la puerta.

Porque se fue su tren. Y ahora morada, y con escarcha bajo la piel, te agitas sobre el papel. Esperando sobre su anden, lleno de primaveras plantadas en mil hojas.

IMG_2134

 

–  Y ahora, me veo poniendo la misma canción que estás escuchando en Spotify.

Me veo volviendo a soñar con tu ausencia cada día, y jodiéndome con mi puta soledad cada noche.

Me veo triste, malsonante y vacía de olvido.

Me veo contigo, cambiando espejos por fotos. Cambiando el vivir por recuerdos. Y vertiendo el “sin ti” y el “contigo”. Me queda la cama grande y tan fría, desde que te has ido.

IMG-20150421-WA0001

 

6) Febrero (2015)

–  Méteme mano, por debajo de la camiseta, de la piel, ten cuidado con las venas.

Llega hasta mi corazón, siente cómo late.

Lo bebes, lo ciegas.

Tus dedos escalan mis piernas, elevando en el vértice entre ellas la mejor de tus banderas.

Me gusta sentir cómo lames mis heridas, cómo ablandas las espinas.

Te comes el miedo a irme demasiado rápido, a que lo hagas tú, a que no vengas.

Y así es como el mejor de los orgasmos no es que tenga a ratos algo de ti. Es que en cada arteria hay un barco con tu nombre, es que tú en mi navegas .

IMG-20150421-WA0003

 

–  Querida alma gemela:

Te escribo esto con la esperanza de que lo leas. O puede que no. Puede que solo lo escriba para encontrarle sentido a este algo que siento absurdamente desde la primera vez que te vi.

Te escribo con la lejanía más del tiempo que de la distancia. Se que algún día nos encontraremos, se que algún día llegará nuestro momento.

Querida alma gemela, no te pido que me esperes, ni que me pienses. Tal vez ni sepas que existo.

Solo te pido que te sigas encontrando conmigo donde mecen los sueños y las noches pasan en un suspiro. Donde las ciudades son nuestras, y el mundo se resume a donde estoy contigo.

Querida alma gemela, se que tu camino hacia a mi empezó antes de sentir que esto iba a ser contigo. Se que tú también puedes ver este hilo tan valioso como el oro. Y que de alguna manera me sientes allí donde estés, que tienes para mi un hueco allá donde apenas alcanza tu memoria.

Porque antes de que existieran los mundos, la Torre Eiffel o el destino.

Nosotros creamos este hechizo.

No dejes de buscarme, sabes lo que digo.

Aunque no me leas, aunque no me escuches. Cierra los ojos, sabes cuál es el cuento?

Estoy contigo.

 

Lifetimeandbeyond.

IMG-20150421-WA0004

 

5) Enero (2015)

–  No cambiaría nada. Ni siquiera quitaría los km que ahora nos separan y que cada vez son más. No cambiaría nada, porque agradezco cada cosa que tú me das, todo lo que esto me ofrece.

Aprovecho cada bienvenida, odio cada despedida, me duele la garganta de ahogarme con las cosas que no te diré los próximos días que no te veré.

Y aún con eso, no cambiaría nada. Porque todo merece la pena y disfruto de las veces que vienes y haces que todo desaparezca.

Tú me haces invencible.

No recuerdo nada de lo anterior. Tú me hiciste nueva. No hay nada antes de ti, y nada importa desde que llegaste.

Tú eres mi amnesia, mi goma de borrar.

Tú eres mi paz.

Y siento una enorme angustia porque no encuentro palabras para decirte que si tú estás aquí se acaba el frío, que no hay nada mejor que despertarme empapada de calor y cariño con la Churri y contigo.

 

Ya estamos echándote de menos.

IMG-20150421-WA0002

 

 

4) Diciembre (2014)

–  Queda una semana justa para mi cumpleaños. Y hace más de quince días que no le veo.

Hay días que no se dónde meterme, porque nada alivia su ausencia.

Otros, agradezco que este lejos para poder pasarme el día haciendo cosas que no quiero que nadie me vea hacer, estudiar es una de ellas. O ver series que él no sigue. Y aún así, hay momentos en los que lo quiero cerca para poder invitarle a dormir.

Luego están los días en los que salgo, y me bebo una cerveza, o veo a los demás queriéndose. Y entonces… Entonces es jodido.

Porque me gustaría poder verle en esos momentos en los que hasta la piel sobra, si no es la suya la que me roza.

Quince días son demasiados, sin verle. Sin olerle, o sin comerme cada resquicio de su cuerpo y de su mente.

Pasado mañana es Navidad. Y tendré el mejor regalo del mundo; él. Y ahora que nadie nos oye, no pienso dejar ni las migas ” Te amaré, a golpe de recuerdo”

IMG_2357

 

3) Noviembre (2014)

–  Jugar con el tiempo, la distancia y otras tonterías. Es algo en lo que ya estoy hecha toda una jedi.

Pero hay días en los que te levantas llena de tristeza o necesidad, porque tu cabeza decide pasarse la noche soñando con él.

Hoy la distancia duele. Duele no tenerte. Envidio la ciudad en la que vives porque ella es afortunada y te disfruta todos los días.

IMG_1937

 

–  Cuando miras a alguien y encuentras tu sitio en esas profundas aguas cristalinas, es como encontrar un hogar. Un sitio calentito donde estar y donde sentirte bien cuando todo va mal.

Nunca había tenido nada tan claro, en mi vida.

Incluso ahora, cansada, febril, triste y llena de miedos. Puedo sentirte muy dentro de mi. Es como una conexión neuronal, es algo que conecta mis sentidos.

No dudes de nada, porque ni yo lo hago. Perdona mi no saber hacer las cosas, el tacto es algo que quiero aprender de ti.

Te quiero, porque tú le das vida a lo que enterré.

Te echo de menos. Y solo pienso en que este dolorcito, se pierda entre todo esto que pienso guardar y vivir hasta que vuelva a estar contigo.

La distancia no puede con nosotros

IMG_2312

 

2) Octubre (2014)

 –  Anoche te fuiste a dormir, como siempre. Y me quedé esperando, no se a qué. Solo se que desde que te conozco, cada vez que intento dormirme tengo más vida que nunca.

Con los ojos cerrados despiertan mis sueños, y la vida no es vida. Porque solo en la vigilia, los latidos no van al ritmo de mis pasos.

Te vas a la cama, y yo me quedo arañando las sábanas de no poder irme al paraíso contigo.

Y me quedo ahí, echándote de menos. Mirando tu foto, viéndote tan lejos.

Sintiendo este jugo que arde en las paredes de mis vértebras. Que se enreda en mis costillas, que juega haciendo nudos entre mis venas. Que me ahoga, agarrándose con las uñas a mi cuello.

Deja de ahogarme con tu ausencia, que te llevaste las tijeras y la salida de emergencia.

IMG_1933

 

1) Septiembre (2014)

 –  Coger su mano era como un viaje exprés a Paris. Sus manos eran mis maletas.

Escucharte era siempre adivinar, por qué era de donde no parecía. Y viceversa.

Disfrutaba como una enana de aquellas profundas y bonitas arrugas que se dibujaban bajo sus ojos a juego con su sonrisa.

Recuerdo esos viajes interminables a través de su cuerpo, ese que me mecía en sudor y me hacía feliz.

Podía pasarme el día observándole sin que él lo supiera. O a eso jugábamos.

Mis manos se enredaban en su barba cuando quería decirle algo íntimo y mis mejillas se encendían prendiendo también su sonrisa.

Él era mi tesoro, ese que cuando encuentras casi te dan ganas de saltar cogida de la mano de tu corazón. Porque sabes que has encontrado algo especial, único.

Alguien que siempre pensaste que no existiría. Alguien que da paso a historias y libros.

Alguien que puso la pluma para escribir mi cuento.

Mi príncipe, alguien como él.

IMG_1905

 –  Porque me gustas así, con esa sonrisa. Con esa que me gusta pensar que cuando me miras es un poco mía.

Hoy te escribo con el corazón, con las arterias, en rojo. Como siento lo que respira en mi pecho. Hoy te escribo con miedo a no saber expresarte lo que siento.  Hoy te escribo con la esperanza de que sientas lo que pretendo.

Te quiero- así feliz.

Te quiero con ganas de comerte el mundo.  Con tu alegría, con tus sonrisas, con ese aire tan tuyo. Tan mío a veces.

Aprende conmigo a querernos echándonos alegremente de menos.

Sonríe guardándome en tus mejillas, dejándome sitio entre tus labios.

Espérame como el sol espera el mes de Mayo, como el niño a la Navidad, como yo te espero cada noche en mis sueños.

Espérame con un sonrisa.

Porque aunque no lo creas tu sonrisa me ilumina las mañanas en las que amanezco sin ti.

 

Jamás podré decirte lo que siento por ti.

Porque tú le has dado un nuevo significado a esas dos palabras. A esas cinco. A esas ocho letras.

Cariño, la felicidad, el amor, la vida, tiene tu nombre.

IMG_1928

 

Hola.

¡Hola!

Odio las presentaciones, ¿no os pasa?

Siempre lo he dicho, odio hablar sobre mi. Mis hechos lo harán. O las palabras escritas sobre mi día a día, sobre lo que opino.

La cosa, es que como bien dije en Instagram, plataforma que uso bastante (@blankiblue) la clave está en reinventarse. No tengo miedo a nuevos retos. La palabra error solo forma parte del aprendizaje.

¿Qué encontraréis aquí? La verdad, no lo se. Porque así soy yo, no me va encasillarme.

Seguramente encontraréis los textos más pastelosos del mundo, las palabras más ácidas en mis diarreas verbales, palabras malsonantes, mensajes positivos, moda, un estilo de vida totalmente personal… ¿Qué encontraréis aquí? Definitivamente a mi.

¡Que mis palabras alimenten vuestra fuerza!

 

 

Todos los textos que encontréis en esta página son míos.

Bianca Scott.