Abril, 22.

IMG_1397

No se cómo empezar lo que quiero escribir, me da respeto (supongo).

Ayer tuve una tarde genial, de esos momentos que aunque parezcan triviales, cuando pasan, te das cuenta de que han cambiado algo en tu vida.

Ayer fui la primera en conocer el secreto de alguien a quien quiero mucho. De alguien que lleva en mi vida veinticinco años, de ella.

Estoy experimentando sensaciones nuevas desde que empezó el curso (sí, mis años siguen contándose en cursos escolares). Me he dado cuenta de que la felicidad de los que quiero me nutre de una manera que es absolutamente increíble (iba a poner acojonante, pero me estoy esforzando por reeducar mi vocabulario).

Ya he escrito alguna vez sobre mi empatía. De hecho, tengo la enorme suerte (o desgracia) de que mi gente me describe como una persona muy empática. Como bien dije, soy una esponja.

Ayer estar con ella fue mágico. Tres tortitas, un zumo de naranja natural, y ¡se arregló el mundo en hora y media!

Su alegría, su felicidad traspasó mi piel, como ya lo ha hecho en otras ocasiones, y borró toda la preocupación que fruncía mi entrecejo.

Me alimento de la felicidad de las personas. De las personas que están ahí, que me hacen ser quien soy y me dan un cachito de ellos cada día.

A veces, soy demasiado quejica, me nublo yo sola. Y entro en un túnel en el cual tapio yo misma las salidas. Si sois como yo, no os escuchéis en esa clase de situaciones.

Cuando algo os agobie, y os ponga de una mala leche brutal (mala leche, se permite), respirad hondo y discernir entre, lo que es un miedo real de una ansiedad vuestra, adquirida por X factores y que luego, a lo largo de vuestra vida, os ha ido acortando X felicidad o libertades. No hay peor enemigo que uno mismo.

Nunca me cansaré de repetir, que aprender a quererse es un camino que dura toda la vida. Y que merece la pena recorrer.

Sin olvidar que amar y querer, conllevan no solo el aprender a mirarse al espejo, sino a ACEPTAR la realidad de lo que somos, de lo que vemos de nosotros, de lo que vamos a hacer que los demás vean. Solo aceptando lo que somos en realidad, podremos convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.

 

IMG_1406

IMG_1398


Cazadora: Levis. Comprada en @nekovintageclothes

Gafas: Ray Ban.

Sudadera: H&M.