Remember. Redhead <3

10405727_639536566128768_582969710_n 974660_639536496128775_321960074_n

10409858_639536629462095_1634306944_n 530350_271968592885569_1998151041_n 389933_202547246494371_1486143219_n 406399_216279451787817_491110387_n 382910_187362211346208_823731474_n 384872_194707823944980_438968625_n 420010_3160987626066_2131532364_n 381790_219176634831432_1254520356_n

 

A veces echo mazo mucho de menos mi pelo rojo. Fue el primer tinte por el que aposté, cuando tenía 16, y nos hacíamos experimentos en el pelo, mi amiga Ana y yo.

Los que me conocéis de entonces, sabéis de Ana y de nuestros vídeos, de nuestros viajes y locuras varias.

La cosa es que empecé con un tono naranja, y conforme fue avanzando el tiempo fui decantándome hacia el rojo. Aunque varió mucho, llegando incluso a un rojo fuego muy muy intenso.

Fueron muchos años de pelirroja, que dieron para muchas variaciones, y muchas aventuras capilares. Siempre me sentí muy muy cómoda con el pelo rojo, pero acabó una era. Y debo decir, que tuve que teñirme de negro cuatro veces para matar el rojo después de tantos años.

Pero ay, ¡tan bonito!